La Salud Sexual y Natural

La Salud Sexual y Natural

El desempeño en las relaciones sexuales y el estímulo necesario para dichas funciones puede estar influenciado por diversos factores, uno de los aspectos implicado es el tipo de alimentos que ingieren habitualmente.

Es muy común que se hable de comidas y bebidas afrodisíacas, que podrían facilitar los mecanismos para una buena respuesta sexual y ayudar a potenciar el deseo provocando cambios a nivel orgánico y psicológico.

En el punto opuesto, se puede hablar de alimentos que lejos de estimular las funciones seuxales producen una disminución del deseo y una pobre respuesta llegado el momento.

Se ha podido saber, por diferentes investigaciones, que estas sustancias actúan sobre los componentes mas importantes de la función sexual, como son las hormonas y el sistema circulatorio, ya sea a mediano o largo plazo.

Muchos de estos productos también influyen de manera negativa en otros aspectos de la salud promoviendo la aparición de obesidad, enfermedades cardiovasculares y adicciones.

  • El Alcohol: es una de las bebidas que más influye en el deseo y la respuesta sexual, ya que actúa deprimiendo los centros inhibidores del cerebro (provocando euforia) y a su vez obstaculiza algunas fases como la erección; en casos crónicos y personas alcohólicas tiende a disminuir el deseo.
  • Azúcares refinados y grasas saturadas: además de todos los prejuicios que este tipo de sustancias provoca a nivel nutricional (pobre en nutrientes y con muchas calorías), los problemas circulatorios que producen también se evidencian en los órganos sexuales, reduciendo los procesos normales.
  • Bebidas energetizantes: tienden a aminorar las concentraciones de testosterona, una de las hormonas responsables de provocar el deseo sexual, tanto en hombre como en mujeres.

La primera experiencia sexual

¿Cuándo será mi primera experiencia sexual?…. para muchas de sus amistades y compañeros de colegio ésta era su prioridad. Y es que a sus 18 años de edad no era común que aún no conociera lo que para otros eran los placeres de la vida. Cuando se comentaba en los pasillos del colegio sobre el “asunto” siempre tenía algo más importante que hacer, logrando escabullirse con alguna tarea pendiente o un próximo examen para el cual no había podido estudiar lo suficiente.

Muchos son los casos que jóvenes hoy en día que aún no experimentan un interés sexual y sin embargo comienzan a mantener relaciones sexuales para estar acorde con los intereses y conflictos que demanda el medio que los rodea.

El organismo humano, como perfecta maquinaria tiene también etapas por los que recorre el desarrollo sexual humano; que van desde la sexualidad de un niño recién nacido hasta la tan difícil adolescencia donde se comienzan las relaciones de pareja, la búsqueda de una identidad propia, donde nuestro cuerpo alcanza la madurez biológica pero aún no tenemos desarrollada en su totalidad la madurez psicológica para vivir nuestra primera experiencia sexual.

¿Por qué no me entienden? ¿Por qué solo hablan de sexo? ¿Es no se dan cuenta que tengo miedo, que solo somos adolescentes que aún nos estamos conociendo a nosotros mismos? No me siento preparada para vivir tan importante experiencia que se quedará grabada en mi recuerdo para toda la vida, pero necesito ser aceptada por mis compañeros.

Lograr una salud sexual en nuestra vida va mucho más allá de protegernos de enfermedades de transmisión sexual o de embarazos no deseados, es saber cuándo tomar una decisión, es respetar mi sexualidad, es lograr que sean aceptadas mis diferencias, es obtener una satisfacción sexual, un deseo que nos motive a entregarnos en cuerpo y alma en el instante adecuado a la persona que amamos y que deseamos.

No nos creamos presionados por la vida y esperemos nuestro momento ideal, y con paciencia esperemos porque éste llegará.

La mayoría de los sexólogos aseguran que en las parejas  en edades adultas se observan de modo general pautas de sus precedentes en cuanto a modos, posiciones, costumbres y maneras de satisfacción, aunque ya existen menos tabúes que en tiempos pasados.

Por supuesto, hay diferencias significativas entre cómo se vive hoy en día la sexualidad y cómo se vivía hace 40 años. El cambio se basa en la facilidad con que en estos tiempos presentes se dialoga  de una cuestión que las abuelas no podían tratar con sus mamás, sus hijos o sus maridos.

Actualmente los seres humanos se sienten más desinhibidos  a la hora de expresar sus criterios sobre la sexualidad.

Los adultos heterosexuales tienen como periodicidad en sus encuentros amorosos el ritmo de tres encuentros sexuales a la semana, no obstante  esta frecuencia  es proclive a reducción.

Causas como el estrés y la falta de tiempo para el relajamiento de las parejas, son de los motivos manejados como posibles factores en el descenso de la asiduidad de la relación sexual.

En la edad adulta en muchas ocasiones el apetito sexual se encuentra ausente y el sexo se convierte en un instrumento de posesión y no de sensualidad y erotismo. Además le agregamos las temibles disfunciones sexuales, más evidentes en el sexo masculino que en el femenino, pero con trascendental incidencia en los dos sexos.

Los números demuestran que entre el sexo femenino en edad adulta la disfunción más repetida, además de la ausencia del orgasmo, es la falta de apetito sexual, mientras que en el sexo masculino son los problemas para alcanzar la erección.

Las cifras a nivel mundial exponen que cerca del  50% del sexo masculino con edad entre 45 y 70 años tienen disfunción eréctil aunque sólo asisten a especialistas alrededor de un 12%. Muchos prefieren  esconder su disfunción con el concepto errado de que así mantienen impecable su condición de hombre.

Años atrás se pensaba que las disfunciones sexuales se debían a factores psicológicos pero ya se ha demostrado, que al menos en el sexo masculino, el mayor índice de disfunciones son producto de problemas orgánicos o  causas como fumar, beber alcohol, sedentarismo, etc.

La vida sexual de la edad adulta continúa muy encaminada hacia lo elemental, con ausencia de sensualidad, juegos y creatividad sexual. El placer de la mujer no sólo se centra en un pene erecto, existe también la preferencia hacia los placeres de los sentidos.

Sexo anal: otra treta para disfrutar al máximo del sexo

Como muchos pudieran pensar, la penetración anal no es exclusiva de las parejas homosexuales, muy por el contrario se ha convertido en un condimento para las relaciones heterosexuales. Es una práctica que fortalece la complicidad entre los miembros de la pareja y los conduce a experimentar sensaciones insospechadas.

En una pareja heterosexual, la estimulación y penetración anal no debe limitarse a la mujer, dejando a un lado los tabúes, se puede constatar que cuando un hombre es sometido a una estimulación anal durante el coito, aumenta sobremanera su excitación sexual. Es por eso que todo lo que sigue es válido tanto para la estimulación y placer femenino como el masculino.

los preservativos son importante en las parejasLo primero es tener el consenso de ambos miembros de la pareja y tomar todas las medidas de higiene necesarias. Te recomiendo que utilices siempre el condón ya que te preserva de contraer alguna infección de transmisión sexual o el VIH y tengas a mano algún lubricante.

Si te preparas para incorporar el sexo anal a tus prácticas, debes librarte de miedos y tabúes y luego familiarizarte con la zona y sus potencialidades de proporcionar placer.

La penetración anal debe estar precedida de una estimulación y excitación adecuada, para favorecer la relajación de los músculos del ano:

  • Comienza acariciando con la lengua la espalda, los muslos…, en el caso de la mujer se puede estimular el clítoris antes de llegar a la entrada del ano.
  • Humedece bien la zona y alterna la estimulación oral con el dedo (igualmente lubricado).
  • Intenta introducir primeramente un dedo y luego, en la medida que se logre la relajación puedes introducir alguno más o auxiliarte de un juguete para el sexo.
  • Realiza movimientos circulares a la vez que empujas y retiras suavemente.
  • Estas penetraciones pueden realizarse mientras se realiza sexo oral y en el caso de las mujeres mientras son penetradas vaginalmente con el pene o el dedo.
  • Si el ano responde favorablemente a estos estímulos puedes proceder a la penetración del pene, de a poco y realizando movimientos de oscilación.
  • La posición y el ritmo de las embestidas estará en dependencia de cómo se sientan más cómodos y relajados. Algunas posiciones como el misionero permiten el dominio total del clítoris, vagina y ano simultáneamente. Si la mujer está encima puede controlar fácilmente cuán profunda puede ser la penetración.
  • Si estimulas la próstata de tu hombre con los dedos, lograrás que experimente un orgasmo mucho más intenso.
  • A través del ano no puede alcanzarse el orgasmo, por lo que debes asegurarte de lograrlo ya sea a través de la masturbación mutua o de la estimulación oral. 

Los resultados de esta práctica pueden ser fascinantes para ambos miembros de la pareja y potenciar su capacidad para el disfrute sexual.

Menopausia y vida sexual

La disminución del deseo sexual de una mujer durante la menopausia es considerada por muchas personas como un síntoma normal. Esto puede promover sentimientos intensos de tristeza, frustración y culpa, y todas estas emociones aumentan las probabilidades de problemas en la libido femenina. 

Aunque algunos de los cambios físicos que ocurren durante la menopausia se pueden atribuir a la pérdida del deseo sexual, muchos de los problemas reales son en realidad de naturaleza psicológica, y esto puede ser tratado efectivamente.

El estrés

La menopausia generalmente ocurre alrededor de los años 50, una época donde la mayoría de las mujeres experimentan cambios importantes en su vida familiar y profesional. Los niños se alejan para trabajar o estudiar, problemas con sus esposos o parejas pueden causar niveles elevados de estrés. El estrés es una característica común asociada a un bajo deseo sexual, pero, afortunadamente, el estrés puede reducirse o evitarse por completo con una buena red de apoyo de familiares y amigos.

Otra característica de la menopausia son las ideas preconcebidas que las personas suelen tener siempre la razón. Simplemente porque muchas personas dicen que un bajo deseo sexual es un síntoma normal de la menopausia, muchas mujeres realmente aceptan que eso es verdad, en lugar de mirar otras influencias externas de su deseo sexual, como el estrés, el cansancio o el aburrimiento.

Revisa tus medicamentos

Los antidepresivos comúnmente prescritos, tales como Prozac, y muchos medicamentos para la presión arterial, tienen un efecto negativo sobre la libido de la mujer. Si estás tomando algún medicamento de este tipo, necesitas visitar a tu médico para que te indique si existen otros tratamientos alternativos.

Por supuesto, los síntomas físicos de la menopausia pueden también afectar el deseo sexual, pero afortunadamente existen medicamentos y remedios naturales que te ayudarán a elevar tu deseo sexual.

Menopausia y vida sexual

La necesidad de que los hombres y mujeres se masturben es tanto física como psicológicamente impulsada. Masturbarse no tiene ningún perjuicio para la salud del pene en un hombre, ni para la vagina de la mujer. No solamente mejora tu relación con tu propio pene sino con tu cuerpo y mente.

Si logras masturbarte con placer, disfrutando de las mejores fantasías, acariciando tu cuerpo y gozando con buenos orgasmos es algo muy sano y que te beneficiará.

Por supuesto que como toda cosa que se hace única y exclusivamente o de forma compulsiva pues ya pasa a no ser tan sano. Esto quiere decir que la masturbación siempre es buena pero no puede ser tu única relación sexual. El sexo con otra persona te gratificará muchísimo y sí que hay para disfrutar del sexo con otros.

Hay muchas bromas y juegos de palabras que han circulado acerca de la masturbación, junto con los mitos de que la masturbación causa ceguera y da a la persona “palmas peludas”. Por supuesto que estas cosas son estupideces ridículas a esta altura y muestra total de ignorancia.

La cultura ha avanzado considerablemente para muchos (no para todos, desafortunadamente hay mucha ignorancia en el mundo), por lo que los actos sexuales, como la masturbación han ganado una amplia aceptación.

Estadísticamente, un 70% de los hombres sobre la edad de la pubertad se masturban con regularidad y el 90% ha declarado que se ha masturbado en algún momento durante su vida. Estos datos seguramente no son ciertos y un gran porcentaje de adultos se masturban pero obviamente no lo declaran abiertamente.

La masturbación tiene un efecto positivo sobre la salud de los hombres ya que alivia la tensión sexual y permite controlar y mejorar su función sexual. Esto es relativo y depende de cada persona, no siempre es así.

Algunos profesionales de la salud recomiendan la masturbación no más de 2 a 3 veces por semana y hasta se recomiendan cremas específicas que traen atributos que adornan una más placentera masturbación.

Lo principal es tener imaginación, dejar los tabúes a un lado y masturbarse para gozar del cuerpo de uno mismo y de la sexualidad. Algo que es gratis (de lo poco que va quedando en el mundo) y que permite obtener placer y satisfacción.

Artículos que nos ayudan en la Masturbación

Potente estimulador para la masturbación masculina

 Potente estimulador anal con siete modos de vibración especialmente concebido para la masturbación de los hombres.

Largo: 16 cm.
Diámetro: 3,5 cm.
Material: Silicona.
Sumergible: Si.
Funciona con 2 pilas AAA (No incluidas).
7 modos de vibración.

en sextoyorgasm masturbador para los hombresMasturbador para hombre. En muchas ocasiones los masturbadores más simples son los mejores, y este es un gran ejemplo. Este artículo está esculpido como una versión reducida del culo de un hombre con pene y testículos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies